9.7.17

Ilusa ignorancia | Un pedacito de mi



"Al borde del más absoluto pánico,
con una calma tan efímera
volví a nacer esta noche"


Para muchos, sólo se trataba de un finde cualquiera, dos días más de la semana, un fin de semana para terminar el trabajo. Pero, para mi, sería mucho más que dos días del mes sin señalar.

Del sábado al domingo, 24 horas de camino, y quién le explicaría a Samu que 11 de ellas las compartiríamos en un recinto repleto de tiendas. Comenzaba ese gran acontecimiento tan esperado por el que miles de personas (la mayoría mujeres) pierden la cabeza. Sí, empezaban las rebajas. Y allí estaba yo, a las diez de la noche, en un parking, a oscuras, y rezando que mi madre soltara aquella blusa y decidiera volver a casa.

¡Que bonita es la ignorancia! O al menos eso debieron pensar mi pareja y mi madre sobre mi. 

Domingo, nueve de la mañana. Mientras preparaba un lujoso desayuno (low cost) para felicitar a mi pareja por nuestro aniversrio, él me sorprendía con un espectacular regalo. ¿Mi novio y mi madre, engañándome a escondidas para esta gran sorpresa? ¡No me lo esperaba!....¿o tal vez sí?

Tras una tórrida novena luna de miel, entre velas, golosinas y películas de superhéroes, disfrutábamos de aquella ansiada velada.

Llegó el Lunes, nueva semana, nuevos trabajos. Entre edición y edición, entre vídeo y vídeo, una pequeña familia, apodada virtualmente como #villaconefam , se preparaba para su mayor reto vivido hasta ahora; que sus conehijos convivan juntos.

Tres intentos en dos semanas, mordiscos, pelos voladores, y alguna patada. Ese sería el resultado que nos predecía a este nuevo intento. 



Entre acercamiento y discrepancias, comienza un martes un tanto revuelto. Análisis con daños colaterales, niñeras por horas con consecuencias, y un sin fin de trabajo. Pero, como si de un milagro se tratara, y tras 12 horas juntos, terminamos el miércoles con los conehijos, sanos y salvos, y más unidos que nunca. 

Mientras tanto, la cámara que no es capaz de enfocar una simple imagen soleada, mantiene todo el procedimiento de socialización conejil guardado.

Pasan los días, con ellos, descubrimientos de nuevos gustos al paladar, unos exquisitos, y otros no tanto, caricias y lametones conejiles jamás pensados, y planeamos un sábado que, a priori, sería un expectáculo para disfrutar como peques.

Pero como ya sabemos, planea cada milímetro de tus días, y se terminarán saltando el patrón diseñado. Y así fue.

Llegamos al centro de ocio en cuestión. Primera señal de advertencia: aparcamiento peligroso y nos perdemos en el parking (antes de entrar). Segunda señal: Conseguimos el único restaurante que pagas un pastón para que te sirvan platos que su mero parecido con la carta es pura coincidencia. Tercera señal: tras dos intentos fallidos de comprar entradas de cine, conseguimos salir endebles del asunto. 

Si algo hay que tener claro es, si la vida se tuerce, piensa en positivo y enderézala. Y eso hicimos. Pero, cuando todo iba genial; cuarta señal: chocamos contra una grúa en plena conducción. Por suerte, salimos ilesos del percance y puedo contaros hoy mi relato semanal.

"Al borde del más absoluto pánico,
con una calma tan efímera
volví a nacer esta noche"

--------------------------

SI TE HA GUSTADO, NO OLVIDES COMPARTIRLO Y DARLE LIKE. DEJAME TU OPINIÓN Y ME AYUDARÁS A CONTINUAR ESCRIBIENDO. ¡GRACIAS POR LEERME!
Author Image
Healthvebe Romy Artiles

Disfrutar de lo que tienes a tu alrededor, tu vocación, tu libertad...sólo ahí habrás encontrado la verdadera #felicidad ¿Y tú, ya has encontrado el camino a tu felicidad?

Contact Me

Popular Post

VLOGS DIARIOS | VIDEOS DE MODA

INSTAGRAM FEED

@romii278