23.6.17

Locura transitoria | Un pedacito de mi


"Quién me iba a decir, que
en pleno verano se
 pondría a llover"

Bienvenidos, me llamo Romina, pero mi nombre virtual es Romy Artiles, y hoy os vengo a contar un pedacito de mi.

Hace ya casi 24 navidades que mi madre decidió traerme a este mundo, y os preguntareis por qué estando en Junio os hablo de la fiesta más aclamada del polo opuesto a esta estación, y es que para descubrirlo tendreis que esperar un poco.

Hace varios días, exactamente el Miércoles pasado, decidí darle un pequeño cambio a mi vida. Dicen que los sueños no están para desearlos, sino para verlos cumplidos, pero para ver realizados los míos aún debe de quedarme algún tiempo. Así que, tras pensarlo, verdaderamente no mucho, decidí grabar vlogs diarios.

Tras muchos días, tal vez años, de autoreflexión y estudio de mi misma, he llegado a la conclusión de que soy una persona indecisa, y os comentaré cómo llegar a esa conclusión.

Tal y como os comentaba, me decidí por grabar vídeos cada día sobre mi rutina diaria, claro está que este tema involucra a mi actual pareja y mis dos conehijos. Pero, como ya os decía, soy la persona más indecisa del planeta, y es que tan pronto como pensé en publicar, día tras día, un nuevo vídeo, se me pasó por un momento, el grabarlo semanalmente, y así mismo, quincenalmente, y así estuve divagando durante nada más y nada menos que dos días.

Mientras la locura transitoria y el trastorno mental, ocasionado por el miedo escénico, se apoderaban de mi hasta el domingo pasado, mi madre y yo teníamos una tremenda discusión por algo que trastocó todo nuestro fin de semana; quién compra el agua.

Y es que, bajo esta clara piel de joven risueña en busca de la felicidad infinita, se esconde el cuerpo de una veinteañera, cada vez más cerca de los treinta, que comparte rellano con su madre y su novio (y algún ser vivo más).

Pero nuestro mal entendido enfado no llegó a mal puerto, puesto que ambas personalidades son claramente similares, se nos pasa un enfado antes de que el gallo vuelva a salir a la mañana siguiente (pero eso es lo que la mente humana piensa, todos los sentimientos reprimidos se esconderán en tu archivo de recuerdos, taladrando tu mente hasta que decidas escupirlos al mundo).

Por ello, y tras varios días de reflexión, decido olvidar lo ocurrido y volver a la normalidad (al fin de todo, el agua se puede encargar a domicilio).

Al fin llegó el ansiado día, martes, y es que, para los que no lo sabeis, soy de esas personas que aborrecen los lugares con multitud de personas (pero ese tema no lo contaremos ahora). Por eso, decidí relajarme, desarrollar varias técnicas de relajación, previas al encuentro, y decidí salir con mi madre a dar una vuelta por el centro comercial más cercano.

Mientras yo recorría los metros de aquel gran edificio hecho tiendas, mi actual pareja tenía mejores planes para esa tarde; cuidar de los peques y limpiar la casa.

Tras cinco horas de agradable tortura, llegamos a casa, con el corazón sin aliento y el estómago repleto. Y, es que no sólo visitamos cada estacionamiento, también decidimos arrasar con el primer restaurante de comida rápida que encontramos (nada recomendado a las 6 de la tarde). Pero si de algo puedo estar segura, es de que esta gran aventura nocturna sería lo mejor que me pasaría ese día.

Y tras mucho trabajo (y días empeñados en ello) llegó mi primer vlog publicado. Un miércoles, como tenía que ser. Pero aquí llegó la gran duda; publico cada día, cada semana, les gustarán o, de lo contrario, se cansarán de mi. Y como alma que lleva el diablo, me tiré a la piscina sin flotador y a pecho descubierto, y publiqué mi segundo vlog al siguiente día.

Pero llegó la tarde, y con ello el desasociego y las dudas, acompañadas de mucha hambre, puesto que sólo había almorzado un bocadillo de queso.

Aquella tarde, decidí ir a mi escritorio, terminarme el paquete de galletas, que con mucho esfuerzo, mi madre no se terminó la noche anterior, y sin darme cuenta, había creado un canal para vlogs. ¡Qué locura! Es lo primero que pensamos mi pareja y yo, claro que tras tener en posesión cuatro canales de Youtube en activo, respectivamente, embarcarme en esta nueva aventura puede parecer un riesgo.

Pero ahí estaba yo, decidida a todo, y como pez en el agua, y más orgullosa de lo que nunca hubiera estado de mí misma, lo dejé todo preparado para el día siguiente; mi gran estreno.

Y aquí estamos, a Viernes 23 de Junio, víspera de San Juan, dos días tras el comienzo del verano en esta parte del planeta, y quién me iba a decir a mi que en pleno verano, se pondría a llover. Así que, hasta aquí ha llegado este pedacito de mi, a las 7 a.m. de este precioso día, que aún no ha comenzado, con la espera de que, lo que esté por llegar, sea alucinantemente mejor, que mi mejor día de esta semana.

-----------------------------

Si te ha gustado este pedacito de mi, hazmelo saber; ¡compartelo, dale me gusta o simplemente, deja tus mejores palabras aquí debajo. Me darán aliento para seguir con esta pequeña novela autodidacta.
¡Gracias por leerme!
Author Image
Healthvebe Romy Artiles

Disfrutar de lo que tienes a tu alrededor, tu vocación, tu libertad...sólo ahí habrás encontrado la verdadera #felicidad ¿Y tú, ya has encontrado el camino a tu felicidad?

Contact Me

Popular Post

VLOGS DIARIOS | VIDEOS DE MODA

INSTAGRAM FEED

@romii278